Expositores de joyas estéticos, funcionales y seguros

Expositores de joyas estéticos, funcionales y seguros

Desde Armando-G nos encantaría presentarle nuestra línea de cajas fuertes URSUS, de tipo expositor, totalmente configurables y personalizables, con las que guardar sus relojes y joyas de más valor, de una forma segura, estética y práctica a partes iguales. Estamos hablando de expositores de joyas y relojes con altísimas prestaciones, diseñados para los clientes más exigentes y cuidadosos.

Su grado de personalización es muy elevado, pudiendo escoger entre diferentes opciones: iluminación LED en el interior con sensor en la apertura de la puerta; dispositivo de calor deshumidificador; apertura con huella digital; forrado del frontal de los cajones mediante piel natural de primera calidad, ecopiel, madera o acabado metálico lacado y del mismo tipo que el exterior de la puerta.

De serie, incluye un cierre electrónico, un sistema de rebloqueo automático en caso de intrusión no deseada, o un sistema de bloqueo de los bulones para prevenir que se cierre la puerta con estos hacia fuera y se dañe el exterior de la caja fuerte.

 

URSUS es un híbrido entre un estético expositor de joyas y una caja fuerte convencional

expositores de joyas

La línea URSUS también permite instalar un cristal de seguridad de 12 mm de grosor, para que pueda mostrar el interior y el contenido a sus invitados. Es posible colocarle cajones altos y bajos dentro de las celdas especiales, para guardar joyas, plumas y otros objetos de valor.

Por otro lado, es importante destacar que a todos los modelos se les puede añadir cargadores automáticos para el correcto mantenimiento de sus relojes más preciados y lujosos.

Para terminar, sepa que este modelo lo diseñamos en tres tamaños distintos, con capacidad para 12, 24, y 36 relojes automáticos.

Si quiere más información, solo tiene que ponerse en contacto con el departamento comercial de Armando-G y estudiaremos sus necesidades con detenimiento, hasta dar con la caja fuerte o expositor de joyas y relojes que siempre había soñado. ¡Así de sencillo!