El reloj de pulsera es uno de los accesorios indispensables en el mundo actual. Mujeres, hombres, adultos, niños, en todos los rincones del mundo, mantienen el tiempo bajo control confiando en sus relojes de todas las formas y colores. Sin embargo, muy pocos saben cuáles son los orígenes del reloj de pulsera.

Desde los inicios de la civilización, el hombre buscó atrapar el tiempo en distintos artefactos, como por ejemplo los relojes de sol o de arena. A lo largo de los años el reloj ha ido evolucionando hasta convertirse en las máquinas más sofisticadas que nos acompañan hoy en día.

origenes reloj de pulsera
¿Cuáles son los orígenes del reloj de pulsera? 1

Relojero suizo Abraham-Louis Breguet

Orígenes del reloj de pulsera: primeros pasos

Parece increíble, pero la historia de los orígenes del reloj de pulsera es relativamente nueva y tiene apenas unos 150 años.

El origen de este tipo de relojes hay que buscarlo de la mano de una mujer: la reina de Nápoles Carolina Murat, también hermana de Napoleón Bonaparte, que en 1812 le encargó al relojero suizo Abraham-Louis Breguet un reloj para llevar en la muñeca. 

Hasta ese momento, los relojes eran cosa de hombres y ni se soñaba llevarlos tan a mano: los relojes se ataban a una cadeneta y se guardaban en el bolsillo.

Los más grandes se ponían en un mueble y también se podían encontrar en las torres de las iglesias, donde marcaban el tiempo a los pueblos.

Luego, unos setenta años después, en el transcurso de un evento transcendental como la Primera Guerra Mundial, se convirtieron en el accesorio masivamente popular que conocemos hoy.

¿Cuáles son los orígenes del reloj de pulsera? 2

Reina de Nápoles Carolina Murat

La historia oficial del reloj de pulsera

La historia del reloj de pulsera comenzó oficialmente en 1868. Fue en ese año que Patek Philippe, el relojero fundador de la Maison, sinónimo de lujo y elegancia, creó el primer reloj de pulsera del que se tiene registro. El reloj, montado en un brazalete de oro, fue comprado por la condesa Koscowicz de Hungría, amante de las artes y las vanguardias técnicas.

Louis Cartier y el aviador

Es a principios del siglo XX, en 1904 para ser exactos, cuando la historia del reloj de pulsera conoce un nuevo momento fundamental: su difusión al público masculino. El crédito se puede atribuir a dos hombres: el aviador brasileño Alberto Santos-Dumont, uno de los pioneros más importantes en el campo de la aeronáutica, y Louis Cartier, relojero y fundador de la homónima Maison.

Esta vez el pedido era de practicidad: Santos-Dumont le pidió a su amigo Cartier que hiciera un reloj más ágil de consultar que el clásico reloj de bolsillo cuando estaba en la cabina de su avión. Cartier tuvo la simple idea de montar el reloj en una correa de cuero para mantenerlo atado a la muñeca. Santos-Dumont encontró la innovación tan cómoda que comenzó a usarla todo el tiempo, dentro y fuera de los aviones. 

Ese pequeño gesto lanzó la moda de llevar un reloj de pulsera que no solo fue adoptada por la humanidad, sino que ese mismo diseño es un símbolo de personalidad que Cartier sigue produciendo desde 1911: el clásico Cartier Santos.

Proteja sus relojes de lujo clásicos

La Primera Guerra Mundial y el tiempo como una necesidad

La guerra trae innovación tecnológica y un sangriento hecho también hizo su contribución a la evolución del reloj de pulsera: la Primera Guerra Mundial. El reloj en la mano era mucho más cómodo y rápido que el de bolsillo y fue adoptado por las fuerzas militares y soldados. 

Después de la guerra, el reloj de pulsera se convirtió en un instrumento de uso cotidiano para dejar definitivamente de ser un artículo de lujo de clase alta y noble, pero nunca fue abandonado como símbolo de status.

origenes reloj de pulsera

Orígenes del reloj de pulsera: tipos y características

A partir de la masificación, el reloj de pulsera evolucionó y se transformó en un instrumento cotidiano, pero también en un lujo de enorme valor solo al alcance de unos pocos. Y no solamente se trata de diseño de joyería, sino que también evolucionó en su interior desarrollando gran tecnología.

origenes reloj de pulsera

Hay tres tipos de relojes: el analógico, el digital y el híbrido. Todos ellos pueden existir en modelos de prestigio y se deben guardar en expositores y armarios de seguridad para relojes de lujo

  • Reloj analógico: el que nunca pasa de moda, es la primera elección de hombres y mujeres, compuesto por una maquinaria mecánica de alta precisión que con sus manecillas recorre el cuadrante para marcar la hora.

  • Reloj digital: cuya tecnología de cuarzo marcha de manera exacta y a través de un panel con números, la hora con sus minutos y segundos. Los modernos desarrollos permiten agregar luz, colores y variados estilos que lo vuelven realmente fascinante. Funciona con pequeñas pilas, ya conocidas como “de relojería”.

  • Reloj híbrido: este presenta diseños de los más clásicos y vintage. Para utilizar la precisión del cuarzo, fusiona en el mismo objeto todas las virtudes de los dos anteriores.

Orígenes del reloj de pulsera: componentes

Todos los relojes de pulsera, desde los millonarios objetos de lujo hasta el diseño más humilde, están formados por las mismas partes, que es interesante reconocer:

  • Dial o cuadrante: es el plano en el que las agujas o manecillas recorren y van descontando el tiempo.

  • Cristal: protege el dial del reloj. Puede ser de diversos materiales traslúcidos y resistentes.

  • Bisel: Es el anillo que recorre el cristal para protegerlo. Puede ser fijo, móvil o giratorio y puede utilizarse para ofrecer más información que la hora misma.

  • Corona: es la pequeña rosquilla que en los relojes analógicos sirve para  dar cuerda y ajustar la hora.

  • Caja: es el cuerpo que incluye todas las partes anteriores y en su interior el mecanismo mismo del reloj.

  • Correa o pulsera: el último y más grande invento, con la cual se ajusta el reloj a la muñeca. Metales preciosos, cuero, caucho, detalles de joyería. Sus posibilidades estéticas son infinitas. 

También es muy importante realizar un correcto mantenimiento para evitar que se deteriore el reloj. Desde Armando-G le recomendamos que siga estos consejos para el mantenimiento de su reloj automático.

Descubra el universo de AG

Armando-G la protección que su reloj de pulsera necesita

La historia del reloj de pulsera que usted ama es fascinante y nuestra empresa Armando-G es conocedora y especialista en proteger su patrimonio.

Somos una empresa española que ha diseñado el envoltorio y la protección ideal para sus colecciones: cajas fuertes expositoras, personales y personalizables. También creamos cajas fuertes de lujo, de gran estándar estético para resguardar y poder mostrar a sus amistades su deseado e invaluable tesoro: su colección de relojes de pulsera.

Si quiere proteger con la máxima garantía posible sus relojes contacte con nosotros. Puede enviarnos un correo electrónico a la dirección [email protected] o si lo prefiere llámenos al +34 93 636 14 16 y le atenderemos de forma exquisita.